Actualidad de los Aceites de oliva de los Olivos Milenarios del Territorio del Sénia

20 Cazuela de lechuga

Ingredientes:
½ u. Lechuga
4 g. Garum (salsa de pescado)
20 g. Vino dulce reducido
40 g. Vino negro
120 g. Agua
10 g. Aceite de oliva virgen extra
2 u. Huevos
c/s Pimienta negra

Elaboración:
1. Limpiar y cortar la lechuga muy fina.
2. Ponerla en una cazuela con pimienta, garum, el vino, el vino dulce reducido, agua y aceite.
3. Cocerlo a fuego lento.
4. Batir los huevos y añadir una parte de la lechuga.
5. Agregarlo al resto para que se mezcle bien.
6. Poner pimienta y servir.

Receta elaborada por la Fundación Alicia

19 Aceite de oliva en la antigua Roma

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Roma es la heredera de Grecia a nivel cultural, simbólico, religioso y científico. También lo es en lo que respeta a la alimentación y, en este caso, en el uso del aceite de oliva.

A todos los aspectos que relacionaban el pueblo griego con el aceite de oliva, Roma le añade un aumento muy considerable de las dimensiones gracias a su poder político y económico: es en este momento cuando se produce más aceite, se consume más y se transporta más. Además, el cultivo del olivo y el consumo de aceite llegaron a las tierras interiores de todo el Mediterráneo.

La fabricación de aceite ya seguía los mismos procesos que en la actualidad: se prefería tomar las olivas de los árboles en lugar de recogerlas del suelo; se molían el mismo día (o se dejaban reposar una noche) intentando no romper el hueso y se prensaba. Finalmente, se obtenía el aceite después de la decantación de la parte acuosa. En este campo, es muy interesante la obra de Columela , que fue un importante propietario agrícola, además de tratadista agrario.

A partir de las pautas que se siguieran en la fabricación, resultaban las diferentes calidades, igual que en Grecia: se apreciaban más los aceites de olivas verdes y los obtenidos en la primera prensada; y los de menos calidad eran los fabricados con aceitunas sobremaduradas. Peor aún eran las obtenidas del orujo, que muchas veces ya había fermentado.

Las principales provincias productoras de aceite de oliva en época romana fueron la Bética (que ocupaba más o menos la actual Andalucía) y, en mucha menos medida, la Tripolitana (en la actual Libia), que eran las encargadas de aprovisionar de aceite a Roma.

Al igual que en Grecia, el aceite de oliva era indispensable en la cocina romana. Y lo era tanto en la alta cocina como en la cocina popular. En lo que respeta a la alta cocina, la mejor fuente que se dispone es el De Re Coquinaria (El arte de la cocina) atribuído a Apicio, un famoso gastrónomo romano del S. I d.C. En él se puede observar que el aceite de oliva se usaba especialmente para condimentar todo tipo de platos: verduras crudas, hervidas y guisadas, pescados, carnes hervidas… Normalmente se aliñaba conjuntamente con vinagre, sal, pimienta, garum, vino de granada, vino y especias; siempre justo antes de servir el plato. A pesar de ser considerado un producto básico, el aceite continúa utilizándose en platos lujosos.

En la cocina popular el aceite también era esencial: en este caso sí que realmente se cumplía la trilogía mediterránea, ya que la alimentación diaria se basaba en el pan, el vino y el aceite. Además, teniendo en cuenta que la gran mayoría de condimentos que utilizaba la alta cocina no existían entre estos grupos sociales, el aceite tomaba todavía más protagonismo. Era habitual usarlo para aliñar sencillos platos de hortalizas hervidas, con los panes o para condimentar el pulmentum, unas gachas de cereales o harina de cereales que constituían la base de la alimentación popular. De todos modos, el aceite utilizado habría sido de menor calidad, seguramente de segunda prensada. Para garantizar que todo el mundo pudiera disponer de aceite de oliva, el mismo estado distribuía mediante el sistema de annona, tal y como ya hacía con el grano.

Un alimento muy popular en todos los grupos sociales eran las aceitunas, que se curaban y se acostumbraban a consumir al final de las comidas, y no al principio como se hace actualmente.

En esta época, el territorio que rodea el Sénia fue plenamente romanizado. La Via Augusta atravesaba esta zona de Norte a Sur en su trayecto de Roma a Gades (Cádiz) y se convirtió en el vertebrador del territorio. Sin una gran ciudad en la zona – la más próxima era Dertosa (Tortosa) –, el territorio se estructuraba en villas agrícolas que convivían con asentamientos ilercavones, que normalmente se ubicaban en zonas elevadas, pero que ya empezaban a ser abandonados. Así, se trataba de una zona muy rural y relativamente alejada de un gran centro político como Tarraco (Tarragona).

De todos modos, la huella romana fue muy presente. La mayor parte de cultivos respondían al modelo romano; dominado por los olivos y los cereales. Seguramente también había vid, un cultivo que actualmente ha desaparecido casi por completo. Muy probablemente se alternarían los cultivos en un mismo campo, cultivando cereales entre los olivos, como forma de aprovechar mejor la tierra. Es en este momento cuando arranca la historia de los Olivos Milenarios: una vez formado el mar de olivos, ya nunca más se habría dejado de cultivar este árbol al entorno del río Sénia.

18 Lampara de aceite y mandarina

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Antes que existiera la electricidad, gran parte de las lámparas eran de aceite de oliva. En este apartado os proponemos hacer una de una manera rápida y sencilla que se puede hacer fácilmente con niños.

Material necesario:
1 Mandarina
1 Cuchillo pequeño
Aceite de oliva
1 Encendedor

Procedimiento:
-Cortar la piel de la mandarina por la mitad y de forma paralela a la base, procurando que no se rompa.
-Separar las dos partes de la piel.
-En la parte superior hacer un agujero en el centro.
-Sacar los gajos de la mandarina sin romper el albedo interior de la mandarina.
-Llenar la base de la mandarina con aceite de oliva.
-Encender el albedo y cubrir con la parte superior de la mandarina.

17 Remedios con aceite de oliva

Estudio realizado por la Fundación Alicia

¿Se te ha acabado la espuma de afeitar?
Se puede substituir la espuma de afeitar por aceite de oliva ya que, aparte de facilitar el deslizamiento de las cuchillas por la piel, humecta y “ablanda” el bello.

¡Ay!, me he clavado una astilla
Para sacar una astilla del dedo se debe sumergir éste en aceite de oliva.El aceite ablandará la piel y facilitará la salida de la astilla usando unas pinzas.

Aliviar los sabañones
Un sabañón es una inflamación bajo la piel acompañada de prurito y dolor. Es producida por el efecto repetido o prolongado del frío o la humedad.
Afecta a un reducido número de partes de cuerpo, especialmente pies, manos, dedos y orejas. Al cesar el frío, la inflamación puede curarse sin tratamiento en el plazo de tres semanas. Mientras sanan las partes afectadas, es conveniente calentarlas y, además, tratar eventualmente el prurito con algún ungüento.
Un remedio es aplicar directamente aceite de oliva virgen sobre las zonas afectadas por los sabañones.

Prevenir el estreñimiento
Para prevenir el estreñimiento se puede optar por el siguiente remedio:
-Ingerir diariamente, en ayunas, una cucharada de aceite de oliva virgen.
-Dejar transcurrir unos 15 minutos y desayunar normalmente.

16 Mascarilla capilar

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Para devolver la humedad y el brillo natural al cabello

-Templar ½ taza de aceite de oliva virgen. Intentar no calentarlo en exceso para que no se queme y no perder las propiedades del aceite (30 seg. de microondas son suficientes)
-Aplicar uniformemente por todo el cabello humedecido.
-Cubrir con una bolsa de plástico durante ½ hora.
-Lavar normalmente.

15 Crema hidratante

Estudio realizado por la Fundación Alicia

El aceite de oliva ha sido utilizado como medicamento y cosmético desde la Antigüedad. Muchas veces se usaba como base, infusionando hierbas o diluyendo productos en él, pero también por si solo. El mismo Dioscórides, el padre de la farmacia griega, lo recomienda para el estómago, las encías, para controlar el sudor, contra el veneno…

Cómo hacer una crema hidratante:

Ingredientes:
3 cucharadas de aceite Olivos Milenarios Territorio Sénia (es conveniente utilizar un aceite virgen extra ya que es el que contiene más vitamina E)
1 cucharada de cera de miel de abejas
½ cucharadita de manteca de cacao
2 cucharadas de agua de rosas

Procedimiento:
-Calentar al baño maría la cera, la manteca de cacao y el aceite de oliva virgen extra.
-Dejar hasta que se fundan los ingredientes y consigamos una mezcla homogénea.
-Dejar enfriar y mezclar con el agua de rosas.
-Conservar en un recipiente hermético.

14 Trucos de cocina

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Cuando calentemos aceite o cocinemos con mucho aceite, NUNCA TAPAR EL ACEITE CON UNA TAPA, ya que genera condensación y eso es agua. Ya sabemos que agua y aceite nunca han sido buenos amigos, y este aceite podría empezar a salpicar repentinamente.

También es importante saber que los alimentos que se introduzcan en el aceite deben secarse con un papel absorbente si tienen mucha humedad; de este modo también podremos evitar salpicaduras.

¿Sabemos qué debemos hacer si se nos incendia un recipiente con aceite caliente?
Hay unos pasos rápidos y sencillos de seguir si por desgracia nos sucede esto:
- Si no disponemos de una tapa para poder tapar la sartén. Cogeremos un trapo húmedo para cubrirla. La falta de oxígeno hará que se apague por sí solo.
- Apagar la campana extractora para evitar que el fuego tenga una vía de oxigenación.

 

13 “Nocilla” Territorio del Sénia

Estudio realizado por la Fundación Alicia

“Nocilla” del Territorio del Sénia

Podemos elaborar una “nocilla” casera y con ingredientes autóctonos del Territorio del Sénia de una manera muy sencilla.

Ingredientes:
55g. Harina de algarroba
120g. Pasta de avellana (también se podría hacer con almendra)
20g. Leche en polvo desnatada
30g. Azúcar lustre
20g. Aceite Olivos Milenarios
6g. Lecitina

Procedimiento:
-Introducir todos los ingredientes en un recipiente y emulsionar con la ayuda de un túrmix.
-Si queda un poco granulado calentar ligeramente en el microondas y volver a emulsionar. Dejar enfriar.

12 Conejo en escabeche

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Conejo en escabeche

Ingredientes:
1 conejo cortado a trozos
2 naranjas
1 cebolla
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
Romero
1 vaso de agua
½ vaso de vino blanco
½ vaso de vinagre de vino
Aceite Olivos Milenarios
Sal y pimienta en grano

Procedimiento:
-Salar el conejo y dorarlo en una cazuela con aceite de oliva virgen. Retirarlo de la cazuela.
-Pelar las naranjas. Cortar la piel en una juliana fina y exprimirlas.
-Picar la cebolla
-Sofreír la cebolla con los ajos, el romero y los granos de pimienta.
-Cuando la cebolla empiece a dorarse añadir la piel de naranja.
-Dejar que se acabe de añadir la cebolla y añadir el conejo. Rehogar.
-Añadir los líquidos (agua, vino, vinagre y zumo de naranja).
-Dejar cocer entre unos 7 minutos.
-Dejar reposar. Siempre es mejor hacerlo la víspera.

11 Mejillones en escabeche

Estudio realizado por la Fundación Alicia

Mejillones en escabeche

El escabeche es una forma de conservar los alimentos que tiene un origen muy lejano. Siempre que se habla de escabeches tenemos que diferenciar dos tipos de escabeches: los realizados en frío o los realizados en caliente. Nos centraremos en estos últimos que son los que se elaboran con aceite.

Ingredientes:
30 Mejillones
Aceite Olivos Milenarios
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
1 ramita de romero
Una pizca de pimentón dulce
Vinagre de Jerez
Sal

Procedimiento:
-Abrir los mejillones en agua con sal. Reservar el agua de cocción.
-Sacar los mejillones de la cáscara.
-Introducir en un cazo un dedo de aceite con el ajo, el romero y el laurel y pimentón calentarlo brevemente.
-Añadir la mitad del agua de la cocción y un chorro de vinagre.
-Volverlo a calentar sin que llegue a hervir.
-Dejar entibiar y cubrir los mejillones.